Eventos para empresas: una buena manera de potenciar la imagen corporativa

En el ámbito empresarial cada vez cobran mayor importancia los diferentes eventos destinados a promover el conocimiento de la empresa o de sus actividades. La imagen corporativa se manifiesta cada día más como un elemento fundamental en el desarrollo de cualquier compañía, una imagen que es necesario fomentar y cuidar para que sea el fiel reflejo del espíritu de la empresa.

Por eso organizar eventos para empresas puede ser realmente complicado. Es necesario saber muy bien qué es lo que se quiere trasmitir para hacerlo dela manera más efectiva, no es lo mismo una presentación a potenciales clientes que preparar un balance de resultados para directivos o una cena de Navidad. Cada evento requiere una preparación específica.

Distintos eventos, distintas soluciones

De cara al exterior, un evento empresarial debe dar la mejor imagen posible de la compañía. Cuando los destinatarios son los propios empleados, además de transmitirles el mensaje con eficacia, hay que conseguir que se involucren en la actividad.

eventos para empresa

Pero son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta, además de los destinatarios. No hay evento sin objetivo y este debe estar claramente fijado. Los medios para alcanzarlo tendrán que ser diferentes en cada caso. Sería inútil organizar la misma actividad para fomentar el espíritu de equipo de los empleados que para celebrar el éxito de un nuevo producto recién comercializado.

Con el público y el objetivo claramente establecidos los siguientes pasos en la organización de eventos para empresas pasan por decidir una serie de cuestiones también importantes:

  • La persona o personas que se encargarán de presentar o dirigir el evento. En muchos casos el interés de la audiencia acaba dependiendo de la persona que se dirige a ella. Debe ser alguien interesante y, a la vez, ameno.
  • El tipo de evento más adecuado, puede ser una simple presentación, una comida, un viaje, una gymkana, etc.
  • La fecha más apropiada. Es necesario evitar fechas que pueden ser problemáticas, como periodos de vacaciones o meses climatológicamente adversos si se trata de un acto que se va a realizar en exteriores
  • El lugar indicado. En ocasiones podrá ser en instalaciones de la misma empresa, pero en otras muchas es necesario localizar recintos más adecuados por su tamaño o por los servicios que pueda ofrecer, como equipos audiovisuales, restauración etc.
  • No hay que olvidar tampoco otro tipo de cuestiones como la necesidad de transporte o alojamiento de los participantes en el evento, equipos de grabación, necesidad de personal de apoyo o azafatas…

Organizar eventos para empresas es una tarea complicada en la que hay que cuidar infinidad de detalles. Un evento bien diseñado reforzará la imagen de la empresa tanto hacia el exterior como hacia el interior. Sin embargo, un acto mal organizado puede tener consecuencias desastrosas para la imagen corporativa. Por ello siempre es aconsejable contar con la ayuda de profesionales.

Dejar comentario